Opinión

Compartir

horaciogalianoA ustedes, encargados de guiar los destinos de la Confederación Paraguaya de Básquet, les pregunto: ¿Qué pio les pasa chera’a?

Estas líneas van dedicadas a la rama femenina. Las chicas deben viajar el 16 de este mes para encarar los Juegos Bolivarianos en Santa Marta, Colombia PARA REPRESENTAR A PARAGUAY.

Y me cansé. Me cansé que digan: ¡No te calientes más, en tantos otros deportes la situación está igual o peor y vos dele que te dele con tu básquetbol!

Y la respuesta a todos es la misma. Basta con que se cruce la frontera, se gane un partido impensado o que parecía imposible, y allí vemos a toooodo el mundo twiteando y facebookeando sobre básquet. Choca y duele eso. Todos son Ginóbili. Todos son Coach Carlos Morales.

Y nadie sabe, o los que saben no lo dicen,  que estas chicas y en algunos casos señoras, jamás dicen que NO.

Son las primeras en estar, en demostrar predisposición. Van y pelean contra un molino de viento. Y son impermeables. Fuertes. Ponen todo. Después se puede ganar, perder, pero dan la cara. Y eso es valorable en un deporte que no es profesional en nuestro país.

Y eso pasó una vez más. En la AmeriCup, presentando credenciales ante el mundo basquetbolístico, para sacar el pasaje directo a los Panamericanos de Lima, Perú 2019. Nadie creía en ellas.

Estos directivos deben entender que ya no se solucionan las cosas con una cenita antes de viajar o después de llegar.

Acá se tienen que poner los pantalones o irse a la casa a descansar. Nada se soluciona y nada se consigue con la postura que están asumiendo los directivos encargados de dirigir los destinos de nuestro básquet.

Vayansé chamigo. Si sabemos todo lo que van a decir: La Secretaría de Deportes no le apoya a la CPB, se encara un calendario internacional que jamás se presentó antes en las dos ramas y en varias categorías, que el presupuesto mensual o anual es altísimo, etc, etc, etc.

Pero justamente por eso, déjense de joder. No mientan más. Si no les da el cuero, no prometan más cosas que ni ustedes mismos creen.

Nada se ha cristalizado. Ni en cuanto a la remuneración económica ni en el soporte deportivo consistente en el proceso famooooso. Es más bola que el Hombre Araña ese cuento.

Si no hay respaldo de la entidad que aglutina los deportes en Paraguay, no cometan la torpeza de vender espejitos.

Entre CPB, SND y demás, ya se convirtieron en líderes en las estadísticas de asistencias: Se pasan como locos la pelota.

El atropello es enorme. El manoseo es indescriptible. Se ríen en la cara de estas jugadoras. De las que están acá, mechando trabajo particular, entrenamientos y partidos, de las profesionales que están jugando afuera. De todas.

UNA JODA

Nuestro torneo es cualquier cosa. Quedan 4 participantes, lo que oficialmente se anunció es que se iba a disputar el cuadrangular hasta la primera rueda (2 de noviembre).

Ahora, que se completará la segunda rueda y que, después en todo caso, se disputará la gran final.

Seriedad cero.

Olimpia desertó hace un par de semanas. No estaba luego en sus ánimos disputar el Torneo Clausura, por motivos que esgrimió y justificó de forma anticipada, luego de ganar el título en el Apertura.

La CPB le rogó al club decano  que juegue.

Las franjeadas se presentaron para encarar el segundo semestre. Diezmadas, pero se presentaron  para participar. Y cuando ya no pudieron o no quisieron hacerlo, nadie se interpuso ni lo pudo impedir.

Es fruto de la joda en la CPB. De haber perdido toda clase de respeto.

EL DESEO

Ojalá que las seleccionadas habitualmente, las que integran la Albirroja, se planten. Sean un bloque íntegro, inquebrantable.

Que peleen por sus derechos o, cuanto menos, por todo lo que partió de la entidad matriz como promesa, como contentillo, como gancho para contar con ellas en momentos determinados.

Y si no están dispuestas a viajar a Colombia, no lo hagan. Algo tiene que pasar para que haya un giro, un movimiento radical.

¿DE VERDAD?

Sí, de verdad. Las basquetbolistas y el cuerpo técnico fueron convocados para las 13 horas del último día de octubre en la sede de la Confederación.

Ninguna autoridad apareció. Se cansaron de esperar y se marcharon.

Hay otro convite, esta vez para este viernes 3.

Y nadie sabe si habrá ausentismo total de vuelta. Si se dará otra toma de pelo.

Sea como sea, la pregunta es reiterada, señores de la CPB.

¿Qué es lo que quieren?

 paraguay

Compartir

horaciogaliano

El Club Olimpia está en lo más alto del básquet continental, de la Liga Sudamericana. Saca pecho y da la cara por un Paraguay que, en éste deporte, sigue siendo pobrísimo, castigado y atrasado.
¿Quién confiaba en El Decano? Salvo, ellos mismos. Dirigencia, cuerpo técnico, plantel, sus familiares y algunos aficionados.
Lo concreto y seguro es que nadie absolutamente podría presagiar que en los tres encuentros, Olimpia iba a vencer a todos sus adversarios por una diferencia mayor a 15 puntos en la altura de cuatro mil metros de Potosí, Bolivia.
Resultados favorables 93 – 72 (Portoviejo ecuatoriano) 82 – 60 (Regatas Lima) y 73 – 91 (al anfitrión Calero). Líder del grupo B, marca de 3 / 3, puntaje perfecto y clasificación.
Tenía que pasar un equipo a la siguiente fase. Y ese fue el cuadro paraguayo.
Sinceramente no sabemos cómo le irá en semifinales, pero ya está. Aunque ese ya está no es sinónimo de conformismo. Por el contrario, debe entenderse que el equipo de Juan Pablo Feliú hizo lo impensado por muchos y logró lo más difícil. El enano, le dicen, pero tiene una capacidad enorme, es gran responsable de haber convertido en real lo casi imposible.
Ahora, del 9 al 11 de noviembre, en Río de Janeiro, ante Flamengo, Pinheiros paulista y Estudiantes de Concordia, Argentina. La parada es doblemente más complicada por el nivel de los tres rivales que tendrá.
Sin embargo, la hazaña de Potosí es, primero que nada, para tener de recuerdo el material de los juegos ganados. Segundo, para mostrarles esta proeza a los nietos. Y tercero: Para que quede ratificado que Javier Enrique Martínez Miranda es un ejemplo _para la sociedad paraguaya_ de exportación. No en vano estuvo en el exterior durante 15 años y al más alto nivel.
Así se planifica. Así se juega. Así se gana. Así un equipo y un grupo humano se reinventan. En situaciones para nada normales.
Entrando al parquet con profesionalismo, amor propio y unos huevos gigantes. Acá se pasan la toalla para secarse el sudor. O el líquido para hidratarse entre ellos. Allí hicierontocorré el bendito tubo de oxígeno.
Asistencia elemental y determinante que de nada hubiera servido o incidido si estos jugadores no tenían lo que les sobra: Esa ilusión de no quedarse en todo lo verdaderamente importante que ya conquistaron. Trabajan para ganarte. Se rompen el alma para ganarse a sí mismos.
El Olimpia pertenece a un básquet en el que, en medio de la competición en Potosí, nos desayunamos una foto borrosa de un pre-seleccionado masculino de mayores, con 24 integrantes que no sabemos quién convocó. Ni quién permitió que se publicara a través de la siempre activa, actualizada y selectiva fanpage de la Confederación Sudamericana de Básquet, que tiene un sitio web de la gran…, pero cuya última actualización data del día en que Olimpia logró su primer título (1937).
Nada más irrespetuosa e inoportuna esa nómina. La mayoría de la plantilla franjeada representará la base de este seleccionado de cara al clasificatorio del Mundial 2019.
Pero no figura el orientador. Asumimos que será Juan Pablo Feliú. Según dice el pie de página, mañana se iniciarán los entrenamientos.
En el listado están incluidos todos los considerados Jugadores Top, por ende, ocupando plaza de extranjeros en cada uno de sus equipos. Parece, honestamente, un lance que se tira con ellos la CPB.
¿Sabés lo que es hacerles jugar a estos señores como foráneos en nuestros torneos y después convocarles a la Selección?
Y… estamos en Paraguay, es la respuesta.
Jugaremos en lo que resta de 2017 dos fechas. Una en La Rioja, Argentina, y otra ante Uruguay. Pero al no haber aquí un parquet flotante o algunos de los requisitos mínimos y fundamentales establecidos por FIBA, cederemos a Los Celestes la localía. Vale decir que, de entrada, ya resignamos chances deportivas.
Copio y pego la frase:
Y… estamos en Paraguay, es la respuesta.
Capaz y con esto que escribo ya no aparecés para morderme con ningún gerente. Ya no tengo ninguno.
Es que también hay que considerar cosas así. Es el país en el que cuando no te dicen todo el tiempo, en todo lugar y a toda hora: Genio, monstruo, extraterrestre, animal, fuera de serie, capo, ídolo, único, ¡Qué jugador!, corrés el riesgo de conocer cuán afilados pueden estar la dentadura y los colmillos de algún prójimo.
Mientras tanto, ¡Paraguay! Qué bien se lee y suena.
¡Olimpia de Paraguay!
Cómo luce y figura en lo más alto de Sudamérica.
lAO
 
 

Sí: Olimpia de Paraguay

El Club Olimpia está en lo más alto del básquet continental, de la Liga Sudamericana. Saca pecho y da la cara por un Paraguay que, en éste deporte, sigue siendo pobrísimo, castigado y atrasado.

¿Quién confiaba en El Decano? Salvo, ellos mismos. Dirigencia, cuerpo técnico, plantel, sus familiares y algunos aficionados.

Lo concreto y seguro es que nadie absolutamente podría presagiar que en los tres encuentros, Olimpia iba a vencer a todos sus adversarios por una diferencia mayor a 15 puntos en la altura de cuatro mil metros de Potosí, Bolivia.

Resultados favorables  93 – 72 (Portoviejo ecuatoriano) 82 – 60 (Regatas Lima) y 73 – 91 (al anfitrión Calero). Líder del grupo B, marca de 3 / 3, puntaje perfecto y clasificación.

Tenía que pasar un equipo a la siguiente fase. Y ese fue el cuadro paraguayo.

Sinceramente no sabemos cómo le irá en semifinales, pero ya está. Aunque ese ya está no es sinónimo de conformismo. Por el contrario, debe entenderse que el equipo de Juan Pablo Feliú hizo lo impensado por muchos y logró lo más difícil. El enano, le dicen, pero tiene una capacidad enorme, es gran responsable de haber convertido en real lo casi imposible.

Ahora, del 9 al 11 de noviembre, en Río de Janeiro, ante Flamengo, Pinheiros paulista y Estudiantes de Concordia, Argentina. La parada es doblemente más complicada por el nivel de los tres rivales que tendrá.

Sin embargo, la hazaña de Potosí es, primero que nada, para tener de recuerdo el material de los juegos ganados. Segundo, para mostrarles esta proeza a los nietos. Y tercero: Para que quede ratificado que Javier Enrique Martínez Miranda es un ejemplo _para la sociedad paraguaya_ de exportación. No en vano estuvo en el exterior durante 15 años y al más alto nivel.

Así se planifica. Así se juega. Así se gana. Así un equipo y un grupo humano se reinventan. En situaciones para nada normales.

Entrando al parquet con profesionalismo, amor propio y unos huevos gigantes. Acá se pasan la toalla para secarse el sudor. O el líquido para hidratarse entre ellos. Allí hicierontocorré el bendito tubo de oxígeno.

Asistencia elemental y determinante que de nada hubiera servido o incidido si estos jugadores no tenían lo que les sobra: Esa ilusión de no quedarse en todo lo verdaderamente importante que ya conquistaron. Trabajan para ganarte. Se rompen el alma para ganarse a sí mismos.

El Olimpia pertenece a un básquet en el que, en medio de la competición en Potosí, nos desayunamos una foto borrosa de un pre-seleccionado masculino de mayores, con 24 integrantes que no sabemos quién convocó. Ni quién permitió que se publicara a través de la siempre activa, actualizada y selectiva fanpage de la Confederación Sudamericana de Básquet, que tiene un sitio web de la gran…, pero cuya última actualización data del día en que Olimpia logró su primer título (1937).

Nada más irrespetuosa e inoportuna esa nómina. La mayoría de la plantilla franjeada representará la base de este seleccionado de cara al clasificatorio del Mundial 2019.

Pero no figura el orientador. Asumimos que será Juan Pablo Feliú. Según dice el pie de página, mañana se iniciarán los entrenamientos.

En el listado están incluidos todos los considerados Jugadores Top, por ende, ocupando plaza de extranjeros en cada uno de sus equipos. Parece, honestamente, un lance que se tira con ellos la CPB.

¿Sabés lo que es hacerles jugar a estos señores como foráneos en nuestros torneos y después convocarles a la Selección?

Y… estamos en Paraguay, es la respuesta.

Jugaremos en lo que resta de 2017 dos fechas. Una en La Rioja, Argentina, y otra ante Uruguay. Pero al no haber aquí un parquet flotante o algunos de los requisitos mínimos y fundamentales establecidos por FIBA, cederemos a Los Celestes la localía. Vale decir que, de entrada, ya resignamos chances deportivas.

Copio y pego la frase:

Y… estamos en Paraguay, es la respuesta.

Capaz y con esto que escribo ya no aparecés para morderme con ningún gerente. Ya no tengo ninguno.

Es que también hay que considerar cosas así. Es el país en el que cuando no te dicen todo el tiempo, en todo lugar y a toda hora: Genio, monstruo, extraterrestre, animal, fuera de serie, capo, ídolo, único, ¡Qué jugador!, corrés el riesgo de conocer cuán afilados pueden estar la dentadura y los colmillos de algún prójimo.

Mientras tanto, ¡Paraguay! Qué bien se lee y suena.

¡Olimpia de Paraguay!

Cómo luce y figura en lo más alto de Sudamérica.

 

Compartir

horaciopicPost partido inconcluso Olimpia - Sol de América en Pedro Juan Caballero se abre un sinfín de situaciones dignas de ser analizadas.

Cuando Marco Trovato dice esto no es fútbol, se queda hiper corto. En realidad es un atentado al civismo, a la sociedad sana. Al recién nacido. Al de la tercera edad. En definitivas, a toda la gente que todavía hay y que llora de alegría ante un triunfo y de tristeza cuando las cosas no salen.
Al decir que tomará medidas inmediatas y que con esto se produce una ruptura en la relación con la pésimamente mal llamada barra organizada, desde este espacio de opinión se augura que la fumigación y exterminio incluyan un deporte como el básquet.

Leer más...

Corporación Deportiva Fénix

bolivarianosstamarta2017

ODESUR Juventud 2017

Niní, Mujeres reales!