Jue6Dic 2018

 

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Un despacho desde Madrid del enviado especial de la cadena ESPN le quita presión al partido del domingo entre River Plate y Boca Juniors, diciendo que por esos lares nadie habla del asunto porque se avecina un feriado largo en España, pero advierte que el comentario de la calle califica de "salvajes" a los que pronto llegarán para asistir al choque. 

 

Los responsables de esta "gracia" no son sino aquellos que no se preocuparon de darle toda la seguridad al frustrado encuentro del sábado 24 de Noviembre en el Monumental, suspendido por los bochornosos sucesos que todos recuerdan. Otro medio, también argentino, haciendo referencia a ese clásico, señalaba que no hubo una sola reunión de coordinación entre la policía federal, la prefectura y las autoridades deportivas para adoptar las medidas convenientes frente a un espectáculo de "alto riesgo", lo que evidencia acaso los gruesos errores que han costado muy caro.
Yendo al juego decisivo de la Copa Libertadores de América. Aquietadas las aguas en ambos bandos cuando se opusieron a jugar en cancha neutral y en lo particular en España, el mundo tendrá oportunidad de seguir uno de los encuentros más esperados por la afición argentina, que ahora se expone en vitrina internacional. Sabemos la incidencia de los elementos platenses que se colocan con harta facilidad en el balompié europeo, diseminados por el viejo mundo en un número que supera varios centenares, al aprovechar el pasaporte comunitario que no toma una plaza como extranjeros.
El empate en la cancha de la Bombonera deja abierta la llave, cierto es, por lo que se considera que no habrá ninguna especulación, la necesidad de ganar ha de imponerse sobre cualquier estrategia tanto de Marcelo Gallardo como de Guillermo Barros Schelotto. En la ida las acciones fueron tremendamente ofensivas y los cuatro goles dieron una mirada a un fútbol resuelto por parte de los dos equipos.
Lo que se espera luego del domingo es como se va a encarar el futuro de las hinchadas cuando nuevamente la Superliga los cruce en el torneo local. De que manera River y Boca sabrán encarar sus respectivos encuentros sin la dimensión estrepitosa de los daños irreparables causados semanas atrás. Está visto que no es suficiente jugar solo con parcialidad local porque los indeseables de al lado pululan allí para dañar el espectáculo.
Los clubes están advertidos por enésima vez. Queda ponerse en guardia para evitar un nuevo descrédito de un país muy venido a menos en cuanto a su vocación de control y cuidado. La herida no será cerrada con facilidad. De ninguna manera.

 

Arequipa - Perú 2018

Corporación Deportiva Fénix

baires2018

Niní, Mujeres reales!