Sáb12Ene 2019

Columna de Bruno EspositoEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Qué pretende Alianza Lima al haber confirmado a Pedro Gallese como un cuarto arquero para la temporada que se avecina, tanto en la Liga Profesional como en la Copa Libertadores de América. Acaso con Butrón junto a Prieto y Espinosa, aparentemente suplentes, no era más que suficiente para custodiar el arco del subcampeón nacional ?

Es muy cierta la afirmación de Ricardo Gareca cuando advierte que quiere a los jugadores seleccionados en plena actividad, o en todo caso aquellos que podrían formar parte del equipo nacional, no en descanso o calentando la banca de sus respectivos clubes. La necesidad de verlos en competencia tiene plena prioridad.

Hay algunos ejemplos que bien podrían servir de apoyo a nuestra tesis en el sentido que cualquier inversión con el ex-jugador del club Veracruz podría haberse aprovechado mucho mejor si los blanquiazules hubieran puesto sus ojos en un elemento que les hace falta, caso de la delantera que ha sido la línea con visibles flaquezas a lo largo del último descentralizado.

Los ejemplos se han dado en grandes instituciones de otras latitudes donde la rotación de dos figuras en el arco se ha debido dar sólo en caso de dos torneos, uno local y otro internacional. Acaso Alianza piensa que Butrón sea su portero en el certamen profesional y que Gallese ocupe la valla cuando le toque jugar la Copa Libertadores, es la pregunta recurrente.

La decisión, esta vez sí, seguramente está refrendada por el profesor Miguel Angel Russo quien suponemos dió el visto bueno a la contratación de un jugador de costos elevados como Gallese, cierto es, quien habrá de disputar en cada partido el titularato con Leao, éste último convertido en la gran figura aliancista a lo largo del año 2018 y que se transformó en el salvador de muchos compromisos en Matute y otros campos.

Lo positivo de la decisión es la presión que uno impondrá sobre el otro, que nadie podrá afirmar que tiene el "puesto comprado" como se dice comúnmente, que Butrón sacará ventaja en un primer momento porque la hinchada lo idolatra y la tiene en un bolsillo, y sabemos como gravita la afición en los players de los clubes grandes. En el caso de Pedro Gallese es respetado y querido como arquero titular de la selección, ahora, muy pronto, al vestir la casaquilla de los victorianos se deberá ganar la confianza del comando técnico y "robar" parte de la simpatía del hincha blanquiazul depositada por el gran Leao.

Qué pretende Alianza Lima al haber confirmado a Pedro Gallese como un cuarto arquero para la temporada que se avecina, tanto en la Liga Profesional como en la Copa Libertadores de América. Acaso con Butrón junto a Prieto y Espinosa, aparentemente suplentes, no era más que suficiente para custodiar el arco del subcampeón nacional ?
Es muy cierta la afirmación de Ricardo Gareca cuando advierte que quiere a los jugadores seleccionados en plena actividad, o en todo caso aquellos que podrían formar parte del equipo nacional, no en descanso o calentando la banca de sus respectivos clubes. La necesidad de verlos en competencia tiene plena prioridad.
Hay algunos ejemplos que bien podrían servir de apoyo a nuestra tesis en el sentido que cualquier inversión con el ex-jugador del club Veracruz podría haberse aprovechado mucho mejor si los blanquiazules hubieran puesto sus ojos en un elemento que les hace falta, caso de la delantera que ha sido la línea con visibles flaquezas a lo largo del último descentralizado.
Los ejemplos se han dado en grandes instituciones de otras latitudes donde la rotación de dos figuras en el arco se ha debido dar sólo en caso de dos torneos, uno local y otro internacional. Acaso Alianza piensa que Butrón sea su portero en el certamen profesional y que Gallese ocupe la valla cuando le toque jugar la Copa Libertadores, es la pregunta recurrente.
La decisión, esta vez sí, seguramente está refrendada por el profesor Miguel Angel Russo quien suponemos dió el visto bueno a la contratación de un jugador de costos elevados como Gallese, cierto es, quien habrá de disputar en cada partido el titularato con Leao, éste último convertido en la gran figura aliancista a lo largo del año 2018 y que se transformó en el salvador de muchos compromisos en Matute y otros campos.
Lo positivo de la decisión es la presión que uno impondrá sobre el otro, que nadie podrá afirmar que tiene el "puesto comprado" como se dice comúnmente, que Butrón sacará ventaja en un primer momento porque la hinchada lo idolatra y la tiene en un bolsillo, y sabemos como gravita la afición en los players de los clubes grandes. En el caso de Pedro Gallese es respetado y querido como arquero titular de la selección, ahora, muy pronto, al vestir la casaquilla de los victorianos se deberá ganar la confianza del comando técnico y "robar" parte de la simpatía del hincha blanquiazul depositada por el gran Leao.