Lun11Feb 2019

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El español Francisco Hervás con cinco años de permanencia en el país, habiendo llevado a Regatas Lima al título de la Liga Nacional de Voley Femenino Mayores, forma parte de un ramillete de técnicos peruanos y foráneos convocados a la selección. Sin embargo todos han sido cancelados por la federación. Algunos optaron por salir antes que fueran echados. 
Hervás al adueñarse de la corona de la máxima expresión del voley nacional se ganó a pulso su designación para tomar el cargo que estaba en manos de Carlos Aparicio. Era el hombre indicado para asumir esa responsabilidad lo que se ha producido por méritos propios.
El problema para el voley nacional se traduce en las marchas y contramarchas de la dirigencia, incluso con el repentino cese de la presidenta Diana Gonzáles a principios del 2018, quien fue destituída por irregularidades en su inscripción como candidata, quedando a la deriva el organismo que ya venía cojeando desde años atrás con César Vértiz y luego con Luis Linares, en el caso del primero con diversas acusaciones sobre oscuros manejos económicos por la transferencia de jugadoras y en el caso del segundo, al no rendir cuentas a los clubes de la LNVFM que accedían a los derechos de televisión y las taquillas en el Coliseo Niño Héroe Manuel Bonilla. También se involucraron a ciertos directivos hoy inactivos y que fueron sancionados por el Tribunal del Deporte.
Pero como se dice popularmente hay que voltear la página y seguir adelante porque primero está el deporte, en este caso, el voley, y luego los sinsabores.
Y por ello que Hervás tiene un reto muy difícil frente a una realidad que no es de las mejores y que podría dejarnos con un gran desencanto, tomando en cuenta que se avecinan los Juegos Panamericanos de Lima. Ese gran evento, en el voley femenino, tiene protagonistas del más alto nivel, a saber, Estados Unidos, República Dominicana, Brasil, Argentina, Puerto Rico, Canadá, Cuba, es decir, la lista es larga y contundente.
Conociendo como estamos en el ámbito local con el desarrollo del torneo 2018 - 2019 se aprecia que no llegamos a conformar a plenitud para hacer una selección capaz de jugar igual a igual con sus pares. En buen romance nos encontramos varios escalones abajo y eso no se revierte en los pocos meses que nos separan de los Panamericanos. La cosa es muy complicada en un deporte colectivo como el voley que goza de una preferencia masiva en el Perú. El tema no dejará de ser preocupante, quizás con mayor incidencia y dramatismo, luego que la fiesta concluya a mediados de Agosto.