Mar12Feb 2019

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Nos ganó Ecuador 3 a 1 en las eliminatorias del Sudamericano Sub 20 y en ese encuentro vimos a un Perú capaz de hacer algo más, justo cuando Jair Concha iba a ejecutar el penal en el inicio del segundo tiempo y que fue desperdiciado. A partir de allí se vió a un cuadro norteño empinado, capaz de mostrar un fútbol atildado, con jugadores físicamente por encima del común del resto y al final del torneo, Ecuador se ha convertido en el campeón continental, dejando atrás a Argentina, Uruguay y Colombia.
Estos cuatro países se adjudicaron los boletos para el Mundial de Polonia en Octubre del año en curso, en tanto que los tres primeros concurrirán a los Juegos Panamericanos de Lima uniéndose Perú en su condición de anfitrión y organizador.
Además Ecuador es campeón por primera vez en su historia en la categoría, se trata de un resultado muy halagador por donde se le mire que nos imaginamos se reflejará en el recambio de piezas en la selección de mayores con miras a la Copa América, caso del goleador del torneo Leonardo Campana que con seis tantos se erigió en el máximo artillero del certamen en Chile.
En los seleccionados ecuatorianos se habían visto en los últimos años la presencia de jugadores de contextura fornida, altos y con un biotipo muy respetable que creemos marcó la diferencia en el torneo recientemente concluído. No en vano quedaron a la vera del camino los venezolanos, pese a un inicio formidable en la llave "A", ellos nos llenaron los ojos en muchos pasajes de las hostilidades. Todo indicaría que habrían pagado la estrechez de su plantel y el considerable desgaste físico, unido esto último al sofocante clima que hubo en Rancagua, Talca y otras localidades del sur chileno, que terminó por extenuar a sus hombres.
La desazón fue Brasil. No estuvo a la altura de las circunstancias, ni siquiera en cuanto a su espíritu de lucha frente a los platenses. Sabían que ganando 3 a 0 a Argentina, al que derrotaron sólo 1 a 0, clasificaban y se cargaron un partido chato, sin vibración, hasta con desinterés afectando un mínimo talante deportivo que debe estar siempre presente en un atleta. Una lástima por donde se le mire.
Argentina que lució por momentos muy fuerte, con resolución ofensiva, quedó en el segundo lugar, pudo hacer algo más ante Brasil en el juego de cierre, luego se ubicaron Uruguay y Colombia. Todos llamados a seguir prestigiando al fútbol sudamericano. Confiamos en la tradición sudamericana.